Pájaros en la cabeza


“Miquel Trepat –director del Zoo de Barcelona- no lo sabe pero muchas veces cuando me habla yo estoy escuchando a los pájaros”. Es una de las intimidades del biólogo Josep Garcia que ayer se desvelaron durante la presentación de Els ocells silvestres del Zoo de Barcelona, firmado por el propio Josep y con el que la Fundació Zoo de Barcelona inaugura una biblioteca propia.


La confesión hizo reír al auditorio y al propio Miquel Trepat, quien confió en Josep para inaugurar la biblioteca precisamente por eso, por la obsesión que tiene este naturalista vocacional con la detección y el cuidado de los animales. Els ocells... ha sido elaborado con la colaboración de varios compañeros de Josep, que han aportado observaciones realizadas entre 1989 y 2010. El resultado permite saber, por ejemplo, que en la Diagonal puede escucharse durante todo el año a al menos quince especies de pájaros e indica, entre otras muchas cosas, las fechas más convenientes para visitar el Zoo si se quieren tener posibilidades de ver, digamos, a un martín pescador.
Después de leer este libro ilustrado con fotografías y dibujos impecables, vas a saber que la urraca, ahora tan común en nuestros cielos, no nidificó por primera vez en el parque hasta 1989 y que si bien el ruiseñor atraviesa problemas para mantenerse en la ciudad, el caso es que aún se encuentra en ella. 
Estorninos, cigüeñas, cacatúas, cotorras, periquitos, gavilanes, loros, patos, buitrones, currucas, lavanderas, zorzales... Josep Garcia pertenece a esa especie de apasionados que ven y escucha donde los demás no solemos. Ayer, en la presentación le definieron como un freakie de lo suyo, y completaron la definición describiendo a alguien entregado, tozudo, minucioso y excepcionalmente dotado para lo que hace. Cuando le tocó hablar, demostró que era cierto, contagiando sus ganas y deseos de saber.
Josep me ayudó mucho a preparar mi viaje por la Gran Barrera de Coral australiana, ya entonces me habló de pájaros, y hablando de ellos aparece en el libro resultante de aquel viaje. También me ha enseñado a anillar especies para su posterior seguimiento, y para acceder a sus nidos debimos cruzar pantanos lodosos en los que resultaba un suplicio avanzar. Es un naturalista purasangre que ahora, además, forma parte de un proyecto por la conservación de los leopardos en Irán, siendo quizás la única persona sobre la tierra –como mínimo no le consta que ningún iraní lo haya hecho- que ha recorrido todos los parques nacionales de aquel país. Ese tipo de hitos poco divulgados pero impresionantes, sobre todo porque están impulsados por el deseo de conocer más puro.
Que hoy sea Josep quien pone esa primera “piedra” a un proyecto del Zoo que apuesta por hacernos más sabios, me alegra y me emociona.
Muchas felicidades, Josep. Espero que nuestras charlas sigan siempre acompañadas por un buen número de pájaros.




0 comentarios: